Planificación de la lucha contra el cambio climático

La Administración General del Estado, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos deberán elaborar, con participación social, y aprobar, por los máximos órganos de gobierno, instrumentos de planificación estratégica de lucha contra el cambio climático.

Esta planificación incluirá medidas sectoriales concretas para la mitigación y para la adaptación, indicadores para la evaluación y control periódico de su ejecución.

Todas las políticas sectoriales que adopte cualquier administración u órgano de ámbito estatal, autonómico o local serán coherentes entre sí y se sujetarán a los objetivos y medidas establecidas en las estrategias y planes de cambio climático.

Se establecerá que en los centros e instalaciones de las administraciones de cierto volumen se aprueben planes de reducción de emisiones acordes con los objetivos de mitigación planteados en el uso de la energía, la producción de residuos, la movilidad y las políticas de compras y suministros.